Belleza y Bienestar

tip de belleza.jpg

Tips de belleza

Para tener siempre un aspecto radiante, es necesario que crees hábitos diarios para el cuidado de la piel de tu rostro y cuerpo. Estos consejos, basados en mejorar la calidad y el aspecto de tu piel, te darán magníficos resultados a lo largo del tiempo:

  1. Exfóliate periódicamente.

  2. Cambia habitualmente de cremas.

  3. Come de forma saludable y equilibrada para obtener vitaminas y nutrientes, y fortalece tu cabello, tus uñas y tu piel.

  4. Bebe mucha agua para oxigenar tu piel.

  5. Practica ejercicio para eliminar la grasa y tonificar tus músculos.

  6. Mantente activa, pero guarda siempre algo de tiempo para relajarte.

Cuidados de la fibra capilar

A la hora de lavarte el cabello debes también tener muy en cuenta la temperatura, ya que el agua muy caliente reseca el cabello y le quita sus grasas naturales, dejándolo opaco y sin vida. Por esta razón, lo más recomendable es lavarlo con agua fría para cerrar los folículos y aportarle brillo.

 

Así mismo, fíjate en retirar completamente tanto el shampoo como el acondicionador, ya que esta acumulación de productos hace que tu cabello luzca opaco y sin vida.

 

Al usar secador utiliza siempre la boquilla, de esta manera tu cabello no estará en contacto directo con el calor. Por otro lado, cuando uses la plancha, lo recomendable es usar tratamientos hidratantes que protejan el cabello, evitando que el calor reseque las hebras y les quite su humectación natural.

Cómo debe ser el cuidado de las uñas 

El cuidado de las uñas podría parecer un asunto complicado. Sin embargo, la realidad es que es bastante sencillo si sigues los pasos indicados. 

1. Lava tus manos con un jabón con glicerina 

El lavado de manos es fundamental para el correcto cuidado de las uñas, para ello te recomendamos cambiar tu jabón habitual por uno con glicerina, pues este elemento le brindará hidratación y elasticidad a tus manos y uñas. 

2. Mantén una constante hidratación

Luego del lavado de manos viene la hidratación. Para este proceso, lo mejor es usar una crema multiactiva. Masajea tus manos un par de minutos con un poco de crema y no olvides aplicar un poco sobre las uñas y las cutículas. 

3. Aplica un aceite para cutículas 

Aunque parezca un paso que pueda omitirse, lo cierto es que un aceite de uñas es necesario para terminar el proceso de limpieza. El aceite de cutículas de coco o de almendras te ayudará a brindar la hidratación y suavidad que tus uñas necesitan. 

4. Usa guantes al emplear productos químicos 

Los detergentes, limpiadores u otros productos cotidianos suelen contener sustancias o agentes químicos que dañan la piel y, por consiguiente, las uñas. En este caso, lo mejor es emplear guantes de nitrilo para realizar tareas de limpieza.